Torre de Lapuente (s. XVI)

Un poco de historia

Lectura Fácil

Fue construida por la familia Alcedo en la centuria del 1400.

La torre de Lapuente ocupa un lugar estratégico en Sopuerta. Se sitúa junto a la antigua calzada que unía Balmaseda y Castro-Urdiales, en un espacio de control.

Fue construida por la familia Alcedo en la centuria del 1400 como una torre sin sala. A lo largo de ese siglo fue objeto de varias remodelaciones como el añadido del camarote, y a principios del 1500 se le añadió la sala en la planta alta. Además, en los siglos XVII y XVIII fue recrecida en altura.

Aunque tal como recuerda el escudo que decora su fachada fue erigida por el linaje de Alcedo, durante la Edad Moderna pasó a manos de la familia de La Puente y en el siglo XX fue adquirida por la familia Balparda.

Torre de La Puente

¿Cómo es la Torre de Lapuente?

La torre es un gran volumen vertical
La torre es un gran volumen vertical

Originalmente el edificio constaba de planta baja y primera planta residencial, pero tras sucesivos recrecimientos, también cuenta con segundo piso o camarote.

Una de las reformas realizada en el siglo XVI permitió transformar el desván en sala para actos solemnes, lo que concedió mayor prestancia y verticalidad al edificio.

Los muros de la torre muestran las diferentes fases de construcción: mampostería arenisca y cayuela uniformes en las dos primeras plantas; mampuesto muy irregular y cementado con mortero muy arcilloso hasta la fila de soportes en cuarto de esfera para el primer recrecimiento; paredes más estrechas de mampostería en el segundo levante y, bajo el tejado, mampuesto de escasa calidad en el último realce realizado en el siglo XVII.

Las ventanas son lo más llamativo de la torre.

Los sillares bien escuadrados se reservan para los esquínales y cercos de vanos, así como para el trozo de paño en el que se rasgan las ventanas del salón. Estas se abrieron a principios del 1500 en dos arcos conopiales decorados con motivos vegetales y pomas. Van rodeadas de alfices o molduras conopiales con más decoración floral y dos escudetes con el anagrama IHS en letras góticas y las armas de los Alcedo.

Estas ventanas son lo más llamativo de la torre y, sin duda, las más espectaculares de entre las torres de Bizkaia.

De la época inicial mantiene dos saeteras en la cara posterior y otra en la derecha, así como los luceros altos, algunos de ellos de curiosa tipología: cinco troneras de orbe y palo y dos aspilleras.

Detalle de las ventanas en la fachada principal
Detalle de las ventanas en la fachada principal